Qué debes saber del uso de la toxina botulínica en el rejuvenecimiento facial

21 Mar Qué debes saber del uso de la toxina botulínica en el rejuvenecimiento facial

Cada vez son más las mujeres y hombres que buscan rejuvenecer la piel facial sin recurrir a la cirugía. Es por ello, que se han desarrollado diferentes técnicas no invasivas que permiten devolver la firmeza, hidratación y juventud a la piel, entre ellas destaca la toxina botulínica.  

¿Qué es la toxina botulínica?

Popularmente conocida como botox, la toxina botulínica es una de las técnicas de rejuvenecimiento facial, que incluimos en el programa de mejora y rejuvenecimiento facial +Yo 3D3 de Ivalia Clínica Dermatológica. 

Se trata de una sustancia que se infiltra con el objetivo de relajar los músculos que generan una acción descendente de la cara y potenciar los que tienen una función ascendente.  

Busca armonizar los gestos y se aplica en varias zonas al mismo tiempo. En definitiva, permite realizar un efecto lifting sin cirugía. 

¿Cuánto duran sus efectos?

Los efectos de la toxina botulínica duran entre 4 y 6 meses. Pasado ese tiempo, el efecto se disminuye y la musculatura recupera el movimiento previo al tratamiento.  

La aplicación de la toxina botulínica

Su aplicación es muy fácil y consiste aplicar unas pequeñas inyecciones en las zonas del rostro a tratar. Los resultados se aprecian generalmente a partir del segundo o tercer día siguiente a la sesión.  

Se aplica combinada con otros tratamientos para aumentar la eficacia y efectos del rejuvenecimiento facial, como radiofrecuencia, mesoterapia PRP…  

En cuanto al número de sesiones, los especialistas recomiendan realizar 1 cada 4 meses durante el primer año y después cada 6 meses.  

¿Tiene efectos secundarios?

No tiene efectos secundarios, tan solo puede tener algo de enrojecimiento de la inyección, que desaparece en pocos días.  

En qué casos está indicado y en cuáles no

El uso de la toxina botulínica se utiliza especialmente en estas zonas: 

  • En el tratamiento de arrugas de expresión, patos de gallo… 
  • En el tercio superior del rostro, es decir, entrecejo, frente y región periocular. 
  • En el tercio inferior (boca, mentón, nariz, mejillas) 

 

Los dermatólogos no recomiendan el uso de esta técnica de rejuvenecimiento en mujeres embarazadas, pacientes con coagulopatías o aquellos que tengan un tratamiento con anticoagulantes.