Especialistas en enfermedades de la piel
18478
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-18478,et_bloom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-5.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Unidad de Enfermedades de la Piel

UNIDAD DE ENFERMEDADES DE LA PIEL

Unidad de Enfermedades de la Piel

Las enfermedades de la piel pueden ser muy variadas

El dermatólogo es el médico especialista de todo tipo de alteraciones y enfermedades de la piel, el pelo, las uñas y las mucosas. Es muy importante acudir a un dermatólogo que pueda dar una solución especializada ante cualquier problema que se presente.

Nuestra piel, como órgano vivo y dinámico, puede verse afectado por numerosas alteraciones, que pueden afectar tanto al exterior, como al interior (manifestaciones de la piel que se traducen en enfermedades internas) o a las células, lo que puede provocar la aparición de enfermedades de la piel.

Al afectar a un órgano externo, las alteraciones y enfermedades de la piel a menudo resultan fáciles y rápidas de detectar, lo que permite acudir al especialista a la mayor celeridad. Debemos consultar al dermatólogo ante cualquier nueva lesión o cambio de alguna previa, ya que el diagnóstico precoz es el mejor aliado.

  • ENFERMEDADES DE LA A-F

    ENFERMEDADES DE LA A-F

    Son muchas las enfermedades de la piel. Aquí podréis encontrar información de algunas como alergias, dermatitis o fibroma.

    Leer más
  • ENFERMEDADES DE LA G-N

    ENFERMEDADES DE LA G-N

    Para conocer más sobre enfermedades como el herpes, el lentigo o el nevus, podéis ver este documento.

    Leer más
  • ENFERMEDADES DE LA M-Z

    ENFERMEDADES DE LA M-Z

    Os invitamos a que consultéis este documento en el que saber más sobre patologías como la pitiriasis, la rosácea o la queratosis.

    Leer más

Acné, una enfermedad de la piel

El acné consiste en una mayor actividad de las glándulas sebáceas, las cuales se obstruyen, se inflaman y/o infectan. Según predominen unas u otras se observan comedones abiertos, comedones cerrados, pápulas, pústulas o nódulos. Afecta a la gran mayoría de adolescentes (entre 80%-90%) y a un reducido porcentaje de adultos (aproximadamente un 10%). La glándulas sebáceas son controladas por la acción de las hormonas androgénicas, circunstancia digna de consideración en determinados pacientes.

Diferenciamos claramente tres tipos de acné. El acné de los adolescentes con tendencia a dejar cicatrices. Lo consideramos una enfermedad al dejar secuelas. Debe ser tratado con medicación oral, buscando la resolución defiintiva. El segundo tipo es el acné en los adolescentes que no deja secuelas en forma de cicatrices. Se considera como un tipo de piel propio de un período de la vida. Se trata por vía tópica u oral según intensidad. Se le deben dar pautas de manejo y aplicación de productos al adolescente para que controle su situación. Es fundamental la relación entre el adolescente y su dermatólogo. El acné en el adulto. Hay que considerar cómo tratar esta tendencia continua de la piel evaluando: intensidad, tendencia a cicatrices, edad, estado metabólico, si mujer deseo de gestación, regularidad menstrual, cosméticos utilizados. Requiere experiencia en el especialista.

El diagnóstico del acné es clínico. Puede precisar un estudio analítico en caso de decidir prescribir determinados tratamientos o en mujeres adultas en las que se sospecha un desajueste hormonal.

En jóvenes con tendencia a dejar cicatrices, si no hay contraindicación con isotretinoina oral buscando una dosis plena que reduzca el tamaño de la glándula de forma definitiva o prolongada evitando de esta forma la formación de cicatrices. Requiere control analítico durante el tratamiento.

En jóvenes sin tendencia a dejar cicatrices, enseñando al adolescente a cuidar su piel y a que identifique cuando asistir a una nueva consulta para prescribirle medicación oral antibiótica. El adolescente debe saber con que limpiarse y qué aplicarse y cómo. Conocer las alternativas.

En adultos con acné se personaliza el tratamiento. El proceso se considera con una tendencia personal, su tipo de piel que hay que plantearse con rigor. Se decide según intensidad y situación personal qué productos aplicar, si hay que tomar medicación oral, en la mujer si hay que regularizar su ciclo hormonal, necesidad de control metabólico y qué acciones pueden ser realizadas en la clínica: peelings, microdermoabrasión, terapia fotodinámica, luz pulsada médica…

Otras enfermedades de la piel importantes

Psoriasis

La psoriasis se considera actualmente como una alteración de nuestro sistema de defensa que actuando contra nuestra piel y ocasionalmente frente articulaciones genera un proceso inflamatorio que en la piel puede manifestarse de múltiples maneras. Normalmente genera placas inflamatorias con tendencia a la formación de costras por un ritmo acelerado de crecimiento celular. La psoriasis no es contagiosa, se puede manifestar de múltiples formas, seguir un curso evolutivo no predecible y afectar desde pequeñas zonas a superficies extensas.

 

La psoriasis es un proceso que precisa de una estrecha relación entre el paciente y el dermatólogo. Necesitamos que el paciente entienda la tendencia de su piel, conozca el porqué de su psoriasis. El dermatólogo debe, así mismo, entender y tener en cuenta que la psoriasis puede afectar a diferentes aspectos de la vida del paciente. La psoriasis puede tener asociaciones a problemas internos, siendo los más frecuentes las asociaciones articulares y metabólicas.

 

El diagnóstico es comúnmente clínico. Casos atípicos pueden precisar un estudio histológico previa biopsia. Siempre hay que evaluar la extensión y la afectación del paciente de forma objetiva. Pueden precisarse analíticas y pruebas de imagen previo a determinados tratamientos.

 

La psoriasis tiene múltiples tratamientos. Debemos aplicar aquel que consiga que el paciente tenga una calidad de vida óptima a nivel clínico, personal, social y laboral. El tratamiento de la psoriasis busca ese fin y actualmente se consigue evaluándose junto al paciente el riesgo/beneficio de tratamientos tópicos, sistémicos tipo metotrexate, retinoides, inmunosupresores o biológicos.

Eczemas y enfermedades asociadas

El término eczema engloba una gran cantidad de procesos inflamatorios en dermatología que se caracterizan por enrojecimiento, edema, vesículas, escamas y engrosamiento de la piel. Siempre existe picor. Cuando se habla de dermatitis se suele referir al eczema. Puede tener un carácter brusco o agudo o una duración de semanas que puede cronificarse. El eczema tiene que “llevar apellido” que es el que nos indica la posible causa, irritativa, alérgica, endógena, seborreica, atópica…

El eczema siempre pica. Si no pica no es eczema. La intensidad del picor y la extensión del proceso variará según las causas que hayan originado el eczema y su extensión.

 

Saber diagnosticar un proceso como eczema es cumplir una primera fase. A partir de ahí debemos intentar concretar su causa. Puede ser externo o interno, de carácter irritativo o alérgico, localizado o diseminado, asociado a otros proceso o no. La distribución del eczema, su evolución, las características asociadas, la respuesta a las pruebas de alergia… nos permitirá indicar por qué se ha producido y si se espera que vuelva a aparecer o no en el futuro.

 

Un eczema genera importantes molestias a quien lo sufre. Todo eczema puede ser resuelto. Una ver conseguido, hay que determinar las causas. Conociéndolas debemos instruir al paciente para evitar recurrencias y para que prepare su piel.

Más enfermedades de la piel

PIEL SENSIBLE

La piel como órgano vivo reacciona ante elementos externos. La piel sensible es un tipo de piel que afecta a un elevado porcentaje de la población y que se caracteriza por una respuesta exagerada que genera disconfort ante estímulos diarios: cosméticos, medio ambiente, humo, sol, etc.

Leer más
ROSÁCEA

Entendemos la rosácea como una predisposición de la piel facial y escote que afecta a determinadas personas, especialmente mujeres. Se suele observar una progresión de personas a partir de los 20-30 años que se inicia con un enrojecimiento brusco tras estímulos como calor, estrés o ejercicio.

Leer más
VITÍLIGO

El vitíligo es un proceso dermatológico en el cual los melanocitos, las células de la piel encargadas de producir pigmento, dejan de hacerlo, desapareciendo en las zonas de piel afectada. Se originan, por ello, manchas blancas bien delimitadas que pueden afectar a zonas localizadas o más diseminadas.

Leer más

Contacta con nosotros

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su teléfono (requerido)

Asunto

Su mensaje

Acepto la política de privacidad

[/vc_column]

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Newsletter

¿Quieres estar al tanto de nuestras promociones, novedades y consejos? ¡Apúntate a nuestra Newsletter para no perder detalle!

Muchas gracias por apuntarte a nuestra Newsletter. Entra en tu correo para confirmar la suscripción.