Quitar tatuaje - Clínica Ivalia
18416
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-18416,et_bloom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-5.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Unidad de Eliminación de Tatuajes

UNIDAD DE ELIMINACIÓN DE TATUAJES

Unidad de Eliminación de Tatuajes

Los tatuajes ya no tienen que ser para siempre

El origen de los tatuajes se remonta a miles de años y han tenido muy distintos significados en función de la cultura y las costumbres de cada época y lugar.

En la India, por ejemplo, las tribus les atribuían poderes protectores contras las fuerzas malignas, por lo que las mujeres se tatuaban un lunar en la cara para espantar al mal de ojo. Una línea entre las cejas espantaba todos los males.

En América del Sur, varios pueblos indígenas marcaban a sus niños y mujeres para protegerlos frente a las fuerzas desconocidas.

El significado de estos tatuajes iba, por tanto, mucho más allá de lo estético: ayudaban a purificar el alma y, en muchos casos, a proteger a las tatuadas de la venganza de los espíritus de los difuntos.

En la actualidad cada día es más frecuente la realización de tatuajes con fines estéticos, pero también motivados por experiencias o emociones que, en muchos casos, pueden variar o desaparecer con el paso del tiempo.

Requerimientos laborales o sociales o cambios en la situación personal provocan que cada día más gente acuda a clínicas para borrarse un tatuaje.

Desde el punto de vista médico, existen tres cuestiones importantes con las que se debe ser cuidadoso a la hora de tatuarse la piel:

1. El riesgo de transmisión de enfermedades
2. La posibilidad de alergias frente a ciertos componentes del tatuaje o el estímulo de trastornos de la cicatrización
3. La necesidad de pensar en cómo quitar el tatuaje si algún día nos arrepentimos de él

Los dermatólogos son los especialistas más indicados para tratar todas las posibles complicaciones y quitar tatuajes en caso de necesidad.

  • TRANSMISIÓN DE ENFERMEDADES

    TRANSMISIÓN DE ENFERMEDADES

    Es importante saber que se empleen materiales desechables para evitar contagios de enfermedades como hepatitis B o SIDA. Lo más frecuentes son infecciones víricas o bacterianas. Todo centro de tatuaje deberá estar debidamente autorizado por Sanidad.

  • EFECTOS SECUNDARIOS

    EFECTOS SECUNDARIOS

    Las reacciones alérgicas no son frecuentes aunque se recomienda realizar pruebas alérgicas previas a las sustancias que se vayan a emplear. Las personas con problemas de cicatrización no deberían tatuarse por la posibilidad de desarrollar queloides.

  • PODER ELIMINARLO

    PODER ELIMINARLO

    Cuando nos realizamos un tatuaje es importante pensar en la posibilidades que hay de poder eliminarlo si algún día nos cansamos de él. Según las características del tatuaje su eliminación puede ser más sencilla o no.

Tratamiento para quitar tatuaje

Con frecuencia evaluamos personas tatuadas que, debido a cambios en sus gustos, situación personal o laboral desean eliminar su tatuaje. Las técnicas para retirar el tatuaje  han evolucionado de forma importante en los últimos años. Antes los tatuajes se retiraban de forma quirúrgica, dejando una cicatriz en su lugar o mediante dermoabrasión cutánea.

El procedimiento de elección, hoy día, es el empleo del láser Q-switch o láser ultrapulsado. Puede aplicarse en tatuajes de distintos colores, algo que no se conseguía con los otros métodos. Este tipo de láser emite una gran cantidad de luz en un periodo de tiempo muy breve, nanosegundos (millonésimas de segundo). Esta luz penetra por la piel sin dañar la superficie y en el momento en que se encuentra las partículas de tinta es absorbido transformándose en calor. De esta manera mediante láser podemos calentar específicamente las partículas que colorean el tatuaje, dejando indemne el resto de la piel. La temperatura que alcanza la tinta puede ser de varios cientos de grados centígrados; las partículas de tinta estallan literalmente y se disgregan en la piel para poder ser eliminados más fácilmente por los mecanismos naturales de defensa del organismo. El laser fragmenta las partículas de tinta en otras mucho más pequeñas que pueden ser eliminadas por el organismo confinando al máximo la lesión de los tejidos circundantes.

Por lo que se refiere a los colores, no todos son eliminados con la misma facilidad. Ejemplo de ello es la tinta naranja o amarilla, que contiene muchas veces cadmio y se tratan con mayor dificultad. Algunos colores brillantes, como el rosa, contienen dióxido de titanio, el mismo componente que algunos protectores solares. Esto aviva el color de la tinta y hace bonitos muchos tatuajes, pero refleja la luz del láser y dificulta también su eliminación. Los colores más fáciles de eliminar son los negros, azules y verdes, mientras que los rojos, amarillos y naranjas son los más difíciles.

La duración del tratamiento viene condicionada por las diferentes características de los pigmentos depositados en la piel: el color, la cantidad y la profundidad a la que está el pigmento.

 

A la hora de determinar el tratamiento hay que evaluar individualizadamente cada paciente. Los tatuajes profesionales se realizan de manera uniforme y son más sencillos de eliminar mientras que los tatuajes de aficionado tienen tinta a diferentes profundidades que aumentan el número de sesiones necesarias. Existen también otro tipo de pigmentaciones que son susceptibles de eliminarse como las micropigmentaciones de cejas labios y las accidentales por asfalto o pólvora.

Eliminación de tatuajes

Consideraciones a tener en cuenta
  • Pueden ser necesarias varias sesiones.
  • Las sesiones se realizan con intervalos de 4-6 semanas.
  • Según la tolerancia individual se pude realizar el tratamiento sin anestesia, con anestesia tópica (una crema que se pone una hora antes) o con anestesia local.
  • Una vez finaliza la sesión puede aparecer una pequeña inflamación, exudación o costras que pueden durar 1-2 semanas.
  • Aunque los efectos secundarios de este tratamiento son mínimos, puede existir un pequeño riesgo de cambio de textura en la piel de la zona tratada, o una despigmentación. La región más problemática es la zona alta de la espalda y hombros
  • Cuando el paciente va a iniciar el tratamiento se le recomienda que no haya tomado previamente el sol, ya que estar moreno dificulta la penetración de la luz y aumenta la incidencia de efectos secundarios.
  • Una vez barrido todo el tatuaje en la sesión ( en pocos minutos) se aplica una pomada antibiótica y se cubre con un apósito que debe renovarse según indique el médico hasta la completa cicatrización .

Contacta con nosotros

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su teléfono (requerido)

Asunto

Su mensaje

Acepto la política de privacidad

Newsletter

¿Quieres estar al tanto de nuestras promociones, novedades y consejos? ¡Apúntate a nuestra Newsletter para no perder detalle!

Muchas gracias por apuntarte a nuestra Newsletter. Entra en tu correo para confirmar la suscripción.