Cómo prevenir infecciones en la piel de los niños - Ivalia
22127
post-template-default,single,single-post,postid-22127,single-format-standard,et_bloom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-5.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Cómo prevenir infecciones en la piel de los niños

17 Jul Cómo prevenir infecciones en la piel de los niños

El Dr. Agustín Viera, dermatólogo y coordinador de Ivalia Clínica Dermatológica, explica en la sección  ‘Tu piel habla el dermatólogo responde’ en el programa ‘Buenos Días Canarias’ de Televisión Canaria que para prevenir infecciones en la piel de los niños es importante evaluar dos áreas concretas del cuerpo: los pies y el cuero cabelludo.

Revisar los pies de los niños

Durante la infancia se dan numeroso problemas como infecciones, alergias, irritaciones, heridas… El Dr. Viera afirma que cualquier endurecimiento que se observe en la planta del pie de un niño es una verruga vírica hasta que se demuestre lo contrario.

El piel es una zona húmeda ya de por sí y va metido dentro de un zapato o calcetín. Donde hay humedad, explica el doctor, puede haber microorganismos capaces de provocar infecciones (hongos, verrugas…) y si no se secan bien se favorece la aparición de las infecciones.

Estos son algunos hábitos que aconseja el doctor para prevenir infecciones:

  • Insistir en que los niños se laven cuidadosamente los pies cada día con jabón-gel de pH ácido (5,5)
  • Para evitar los hongos es importante el secado de los pies y los pliegues interdigitales, evitar el exceso de sudoración y el calzado oclusivo
  • Cambiar frecuentemente los calcetines, que deben ser de fibras absorbentes
  • Aplicar, si es preciso, preparados secantes y antisépticos con el fin de reducir el exceso de sudor y prevenir la sobreinfección.
  • Después de un buen lavado y secado hidratarse la planta del pie, dorso y toda la pierna hasta la rodilla, parándose en la zona del talón, ya que está más expuesta a grietas.

El cuero cabelludo de los niños debe revisarse semanalmente

El Dr. Viera aconseja revisar cada semana el cuero cabelludo de los más pequeños. En ocasiones, se pueden encontrar piojos o liendres. Éstos se deben buscar en el pelo tras las orejas y la nuca. Se identifican como pequeñas adherencias a la base de los pelos que no se desprenden fácilmente al intentar desplazarlas a lo largo del pelo, a diferencia de caspa, motas de polvo, escamas, etc que sí se desplazarán fácilmente.

En estos casos el niño tiene tendencia al rascado por el intenso picor. Actualmente, la Permetrina es el tratamiento más eficaz, tal y como asegura el Dr. Viera.

A nivel del cuero cabelludo, cuando se observa pérdida de pelo, asociado a enrojecimiento y descamación del cuero cabelludo hay que pensar en un infección por hongo como primera opción. Es importante tratarla rápida porque es contagiosa y puede dejar áreas sin pelo.

En cualquier caso, ante la presencia de un síntoma anormal en la piel de los niños se recomienda acudir a la consulta del dermatólogo para descartar o determinar el virus o bacteria causante de la infección.



Newsletter

¿Quieres estar al tanto de nuestras promociones, novedades y consejos? ¡Apúntate a nuestra Newsletter para no perder detalle!

Muchas gracias por apuntarte a nuestra Newsletter. Entra en tu correo para confirmar la suscripción.