La piel también se enferma

Piel enferma

18 May La piel también se enferma

El acné, la psoriasis, la sarna, la rosácea, los eczemas, la dermatitis son algunas de las enfermedades que amenazan nuestra piel, uno de los órganos más importantes del cuerpo. Nuestra piel es reflejo directo, en muchas ocasiones, del interior del ser humano; su color es un síntoma, a la vez que su textura. Es tan importante o más que cualquier otro órgano ya que es el protector externo de los internos.

Las enfermedades de la piel requieren diferentes tratamientos según su naturaleza, origen y sobre todo si se tratan a tiempo o se produce una detección precoz de las mismas siempre por especialistas. La Clínica Dermatológica Ivalia cuenta con una unidad médica dedicada exclusivamente a Enfermedades de la Piel, donde te aconsejarán y tratarán tu caso particular.

Algunas de estas enfermedades de la piel son:

  • Acné: Afecta a la gran mayoría de adolescentes; se trata de una enfermedad que afecta las glándulas sebáceas generando pequeños hoyos en la piel o poros conectadas a las glándulas sebáceas donde se produce una sustancia grasosa llamada sebo.
  • Psoriasis: Los codos, las rodillas, el cuero cabelludo, la cara, la parte baja de la espalda son algunos de las zonas donde se pueden ver parches o placas de piel gruesa, con escamas y enrojecidas. Se trata de la psoriasis, considerara una alteración de nuestro sistema de defensa. Hay que resaltar que la psoriasis no es contagiosa, pero que provoca en algunas personas que lo padecen serios problemas de tipo personal y de interrelación.
  • Eczema: Puede venir derivada de causas alérgicas, atópicas, seborreica, etc. Generan mucho picor que derivan en el enrojecimiento de la zona, así como escamas, engrosamiento de la piel e incluso edema o vesículas.
  • Rosácea: Se caracteriza por un enrojecimiento brusco de la piel tras estímulos como calor, estrés o ejercicio. Se da más en la parte facial y escote de las mujeres de 20 a 30 años. Su principal problema es que afecta a la calidad de vida ya que puede derivar hacia dilataciones venosas.
  • Urticaria: Suelen aparecer ante una reacción alérgica a algún alimento o medicamento y se manifiestan a través de un prurito y/o inflamación. Su imagen es de ronchas rojizas que aparecen en la superficie de la piel y a menudo son pruriginosas.
  • Quemaduras solares: Son las más comunes ahora que empieza el verano. Tras una exposición prolongada al sol se genera un enrojecimiento de la piel y caliente al tacto. Posteriormente, aparecerán ampollas que pueden derivar en reacciones graves como escalofríos e incluso fiebre. El daño en la piel es a menudo permanente y puede tener efectos serios; de hecho, se dice que piel tiene memoria.
  • Dermatitis: Perioral, seborréica, oral, de contacto, tiene diferentes nombres según su origen. La dermatitis se debe a una reacción en la piel, con hinchazón y enrojecimiento. Su origen suele ser el de alergias a productos como medicamentos, detergentes, perfumes, etc.
  • Melanoma: Los especialistas en Dermatología nos recomiendan que siempre estemos atentos a cualquier cambio de color o tamaño de una lunar. El motivo es que se trata del primer signo de aviso de la aparición de un melanoma o cáncer de piel. Ante esta situación, lo más aconsejable es acudir a un especialista.