La ‘magia’ de los hilos tensores profundos