¿Existe tratamiento para el vitíligo?

tratamiento vitíligo

09 Jul ¿Existe tratamiento para el vitíligo?

El vitíligo es una patología de origen desconocido que causa la muerte de las células encargadas de producir la pigmentación de la piel. Es más frecuente en mujeres de cualquier raza por igual y su aparición es mayor en pacientes de menos de 20 años y de más de 50. Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), alrededor de un 2-3% de la población mundial lo padece.

Mayor protección frente al sol

Las personas que padecen vitíligo deben protegerse más si cabe de los rayos solares. Están más expuestos a sufrir daños en la piel. Esta sería la principal consecuencia que acarrea la enfermedad, ya que no produce dolor y no es contagiosa. Sin embargo, puede ser algo devastador en el ámbito psicológico para quien la padece.

Causas que lo producen

El vitíligo está clasificado como una enfermedad autoinmune, pues el cuerpo actúa inmunológicamente contra los melanocitos, es decir, las células de la pigmentación. De hecho se acompaña a menudo de otras enfermedades autoinmunes, como la tiroiditis de Hashimoto o hipotiroidismo inmune. El componente hereditario es bastante frecuente, pues muchos pacientes tienen antecedentes en la familia con el mismo problema.

¿El vitíligo tiene tratamiento?

El tratamiento del vitíligo más adecuado dependerá de la extensión y la ubicación de las distintas manchas, así como del grado de pigmentación de la zona de la piel que las rodea.

Aunque el objetivo del cualquiera de los tratamientos siempre es recuperar o regenerar los melanocitos afectados para que las áreas comprometidas recuperen su pigmentación, o al menos estabilizar el proceso de despigmentación, los abordajes terapéuticos no siempre son efectivos y pueden tener efectos secundarios. Es fundamental, por tanto, individualizar el tratamiento, atendiendo al tipo de vitíligo y a otros condicionantes personales del paciente.

A menudo, existe también riesgo de recaída, pero aun con todo ello, los tratamientos ayudan a la persona afectada a mejorar su estado de ánimo psicológico. Además, en muchos casos, se logra frenar la enfermedad y cierta repigmentación de los parches.

El tratamiento básico puede constar de:

  1. Corticoides tópicos: es el tratamienton de primera elección; se utiliza en cualquier área del cuerpo y en cualquier edad. En caso de no lograr respuesta, existen otras opciones terapéuticas.
  2. Tacrolimus tópico: Se ha puesto de moda su uso, pero hay que saber cuál es su indicación. No es solo un antinflamatorio. Hay estudios que explican que este medicamento es capaz de incrementar la actividad de la tirosinasa del melanocito, según los expertos.
  3. Luz ultravioleta en la banda UVB-NB o luz solar controlada, exposiciones controladas a la luz, sola o con algún tratamiento tópico estimula los melanocitos.
  4. Kelina. Su aplicación tópica junto a la exposición ultravioleta es muy segura, aunque su capacidad de estimulación de los melanocitos sea limitada. Existen estudios sobre determinadas moléculas que pueden bloquear el proceso, incluso existe una que implantada bajo la piel, podría estimular la pigmentación, aunque aún no hay evidencia científica determinante.

Si padeces esta enfermedad y quieres que nuestro equipo de dermatólogos estudie tu caso en particular, pide cita aquí.