¿Cuándo exponer al sol al bebé?

exposición del bebé al sol

16 Ago ¿Cuándo exponer al sol al bebé?

La piel del bebé recién nacido es muy sensible debido a que carece de protección frente a los agentes externos una vez que, al lavarles o bañarles por primera vez, pierden la protección natural que les cubre en el útero materno.

Utilizar productos con pH neutro, evitar la exposición solar, utilizar ropas de algodón y evitar los roces con los pliegues de la piel son algunas de las medidas que podemos adoptar para proteger la delicada piel del bebé recién nacido.

La Dra. Priti Melwani, dermatóloga de Ivalia, nos explica algunas recomendaciones para cuidar la piel del lactante y habla sobre cuándo se puede exponer al bebé al sol, tema que abordó en la VII Feria de la Salud de La Piel celebrada en Las Palmas de Gran Canaria los pasados 30 de junio y 1 de julio.

Mucho cuidado antes de los seis meses de edad

Antes de los seis meses de vida no se recomienda exponer la piel del bebé al sol, ya que aún se están desarrollando la superficie de barrera de la piel y las glándulas sudoríparas. Podrían llevarse a cabo muy breves exposiciones en paseos, por ejemplo (siempre con ropa y gorros) para ayudar y favorecer la síntesis de la vitamina D, tan beneficiosa para el bebé.

En esta etapa podemos contar con algunos protectores solares minerales que, haciendo una prueba previa en alguna zona de la piel para ver si no causa reacción, se podría aplicar en niños menores de 6 meses. Pero no es lo habitual.

Exposición a partir de los seis meses con la debida protección

La Dra. Melwani señala que a partir de los 6 meses ya se puede comenzar con breves exposiciones de la piel del bebé al sol, utilizando siempre un protector solar. No se recomiendo exponer al bebé en las horas centrales del día en las que el sol está más fuerte. Lo ideal sería siempre antes de las 12 y después de las 17 horas.

Además del protector solar, la especialista recuerda que es muy importante también el uso de gorros, gafas de sol y ropas que protejan de la radiación ultravioleta para garantizar la salud de la piel en los más pequeños.

Cuidado con los días nublados

La mejor protección para los bebés es la sombra, ni siquiera debemos confiar demasiado en las nubes, ya que los rayos ultravioletas pueden atravesarlas. La piel de los bebés es muy delicada y, por tanto, mucho más sensible a las agresiones externas. Un bebé es mucho más vulnerable que un niño más mayor, ya que todavía no puede decirnos claramente si tiene calor, ni quejarse si se siente molesto.

Algunas recomendaciones a tener en cuenta

Si vas a permanecer con tu bebé al aire libre, en una zona de sol y calor, procura seguir estas recomendaciones:

  • Coloca siempre al bebé en una zona de sombra.
  • Ofrécele líquidos y zumos con frecuencia.
  • Emplea crema protectora en las zonas donde no cubra la ropa, cara, manos, piernas, pies, orejas. Repite la aplicación pasadas unas horas. Emplear protección solar alta (50+) y reaplicarla cada dos horas.
  • Evitar estar al aire libre en las horas de mayor intensidad de radiación solar, entre las 12 y las 17 horas.
  • Tapar la mayor parte de la piel con ropa (medida más recomendable que las cremas solares), pero con tejidos frescos, evitando que el niño sude. Taparle la cabecita con un gorrito.
  • Refrescar su cabecita, nuca o pies si hace mucho calor.

 

Ivalia Clínica Dermatológica cuenta con una Unidad de Dermatología Pediátrica dotada de extraordinarios especialistas que utilizan los métodos de tratamientos más novedosos para el diagnóstico y tratamiento de las diversas afecciones pediátricas de la piel. Si observas cualquier problema atípico en la piel de tu bebé, no lo dudes y pide cita ya.