¿Cómo tratar una cicatriz después de una operación?

cicatriz

22 May ¿Cómo tratar una cicatriz después de una operación?

Después de una intervención quirúrgica, nuestro cuerpo se encarga de reparar y cerrar la herida que nos ha quedado tras la intervención. Los cuidados que apliquemos sobre la misma determinarán el resultado de la cicatriz que quede en la piel.

Las cicatrices marcan momentos de nuestra vida, aunque a veces estas cicatrices no son precisamente agradables a la vista. Si sabes cómo tratar una cicatriz no conseguirás eliminarla del todo, pero si podrás mejorar su aspecto. Aquí te contamos algunas recomendaciones.

Cuidados de la piel antes de la operación

Antes de la operación, es conveniente tratar adecuadamente la piel en la zona que va a ser intervenida quirúrgicamente. Es muy importante la hidratación de esta zona, ya que la piel hidratada tiende a un proceso de cicatrización más rápido. Si mantienes tu piel hidratada antes de una operación, ayudarás a que tu piel actúe de forma rápida y efectiva durante la cicatrización.

Factores que influyen en la cicatrización

En la cicatrización de una herida influyen factores como los antecedentes genéticos o el lugar en el que se encuentra. Es interesante ver cómo ha sido la evolución de cicatrices en el pasado con el fin de prevenir una posible mala cicatrización en el futuro. También hay que tener en cuenta que no todas las personas tienen un proceso de cicatrización igual de rápido.

Por otra parte, hay que tener en cuenta la parte del cuerpo en la que se encuentre la herida. Y es que no todas las zonas de nuestro cuerpo cicatrizan de la misma forma ni al mismo ritmo.

Recomendaciones a la hora de tratar una cicatriz

A continuación, te ofrecemos una serie de recomendaciones para cuidar una herida después de una intervención quirúrgica con el fin de minimizar los efectos de una posible cicatriz:

  • Limpieza e hidratación: es importante limpiar y desinfectar la zona de la herida de forma regular. Con ello, se pretende crear un entorno libre de infecciones y un mayor efecto del tratamiento reparador de la zona en la que se encuentra la cicatriz.

 

  • La hidratación constante es un factor clave para que el proceso de cicatrización de una herida evolucione correctamente. Es conveniente hidratar la herida cuando esta esté totalmente curada varias veces al día. De esta forma, la cicatrización será mucho más rápida. Puedes vendar incluso la zona tras su hidratación para retener la humedad. Puedes usar aceite de argán o aceite de rosa mosqueta, ricas en ácidos grasos que ayudan a nutrir y aportar elasticidad a la piel.

 

  • Parches de poliuretano: Estos parches previenen y reducen la formación de cicatrices hipertróficas (se producen debido a un estiramiento de la piel deformando la cicatriz). Es un tratamiento que suele durar de 4 a 6 meses en el que es recomendable usar estos parches de manera constante. Son resistentes al agua y además proporcionan protección solar.

 

  • Proteger la cicatriz del sol: Es muy importante mantener las heridas lejos de los rayos UV para evitar la aparición de manchas en la piel una vez cicatrizada la herida.

 

  • Vendas para reducir la tensión: Este tipo de vendas ayudan a prevenir cicatrices hipertróficas provocadas por la presión o los tirones derivados de movimientos bruscos. Si la cicatriz es muy reciente, puede tender a separarse o deformarse. Con la ayuda de estos vendajes ayudarás a que el impacto del movimiento sea menor.

 

En Ivalia contamos con la Unidad de cicatrices y estrías, reuniendo una serie de tecnologías de lo más novedosas para ofrecer a nuestros pacientes las mejores soluciones. Llama y pide cita.