¿Cómo se tratan las manchas faciales localizadas?

manchas

30 Nov ¿Cómo se tratan las manchas faciales localizadas?

Las manchas faciales son uno de los problemas de la piel más frecuentes. Se trata de un trastorno que puede afectar a la autoestima y la vida social de algunas personas en los casos más acusados, suponiendo una de las mayores preocupaciones relacionadas con nuestro aspecto.

Según explica el Dr. Agustín Viera, dermatólogo coordinador de la Ivalia Clínica Dermatológica, las manchas faciales pueden diferenciarse entre manchas localizadas y manchas difusas

 

Las manchas localizadas

Las manchas localizadas precisan, en primer lugar, una valoración mediante epiluminiscencia. Una mancha puede tener una importancia médica o estética. Para ello los dermatólogos realizan la epiluminiscencia, técnica diagnóstica con luz polarizada y sistema de aumento que identifica signos de preocupación en una mancha y que nos permite diagnosticar casos incipientes de melanoma.

La epiluminiscencia, también llamada dermatoscopia, es una técnica no invasiva que ha demostrado en múltiples estudios, que mejora el diagnóstico clínico de lesiones cutáneas, especialmente las pigmentadas. Identifica estructuras de la piel no identificables a simple vista y es una exploración clave para aumentar la precisión (sensibilidad y especificidad) en el diagnóstico precoz del melanoma cutáneo y en la identificación de otras lesiones cutáneas de importancia médica.

 

Cuidado con el melanoma

Toda mancha de importancia médica debe ser extirpada y analizada. El aumento de la incidencia del melanoma cutáneo, que en sus estadíos iniciales puede ser confundido con una mancha solar obliga a no realizar ningún tratamiento sobre una mancha localizada sin haber sido valorada previamente mediante epiluminiscencia.

Cada año aumentan un 10 por ciento los casos de melanoma en España. El melanoma es el cáncer cutáneo más agresivo y afecta a población de cualquier edad y tipo de piel. Se está observando una prevalencia cada vez mayor en gente joven y con piel morena.

Una mancha tratada erróneamente con láser o peelings químicos dificulta el diagnóstico exacto a posteriori, incluso si se realizase un análisis micróscópico de la piel tras biopsia. La epiluminiscencia permite identificar, además, procesos similares a las manchas solares y muy frecuentes en la población como las queratosis actinicas pigmentadas, proceso considerado como pre-canceroso o las queratosis seborreicas  hiperpigmentadas benignas.

 

Tratamiento de las manchas localizadas

Según explica el Dr. Agustín Viera, el tratamiento de mejor resultado para las manchas localizadas benignas es el láser ultrapulsado en Picosegundos. Es el último avance para el tratamiento de lesiones pigmentadas localizadas. El láser ultrapulsado en Picosegundos permite alcanzar tiempos de disparo de billonésimas de segundo, lo cual consigue destruir y eliminar pigmento oscuro de la piel, de pequeño tamaño que hasta ahora era poco accesible.

Un láser es un dispositivo que emite luz monocromática, de una sóla longitud de onda y cada longitud de onda (cada láser) tiene especial afinidad por un elemento de la piel: melanina, agua, hemoglobina, color de un tatuaje… A diferencia de la luz no láser, concentra toda la energía en un solo punto, no se dispersa. Un láser es una herramienta de destrucción selectiva. Descarga toda su energía de forma selectiva donde nos interesa sin dañar las estructuras de alrededor. Obtiene sus resultados gracias a su longitud de onda, intensidad de energía emitida, tiempo de disparo y tamaño del disparo.

En definitiva la luz láser cada vez que se emite “viaja” a través de la piel hasta encontrar el elemento por el cual su longitud de onda tiene especial afinidad. Una vez alcanzado “su objetivo” descarga su energía en él, sin dañar las estructuras de alrededor.

En Ivalia utilizamos para las manchas benignas el láser Picosure (láser ultrapulsado en picosegundos de 755 nm de longitud de onda y con tiempos de emisión de pulso entre 550 y 750 picosegundos) y ocasionalmente Spectra (láser ultrapulsado en nanosegundos de 532 nm).

 

¿Cuándo se observan los resultados?

Cuando tratamos con láser una lesión (en este caso una mancha benigna facial) vamos buscando una respuesta de la piel esperada (vamos “leyendo la piel”) y en el caso de la eliminación de manchas benignas esta respuesta es el “emblanquecimiento” del área tratada tras la administración de láser, lo que representa la vacuolización y destrucciónde las células pigmentarias a lo largo de la epidermis y en la unión epidermis-dermis. El tratamiento de las manchas benignas con láser evoluciona, una vez realizado el tratamiento, a un oscurecimiento de las manchas, durante 5-10 días hasta descamación.

La gran mayoría de las manchas faciales benignas desaparecen en una o dos sesiones tras el tratamiento con el láser ultrapulsado en Picosegundos (Picosure)