¿Cómo proteger la piel de los niños para evitar quemaduras solares?

16 Abr ¿Cómo proteger la piel de los niños para evitar quemaduras solares?

En las islas recibimos radiación solar durante todos los días del año, también en aquellos días que está nublado. Por lo que se debe cuidar y proteger la piel del sol los 365 días del año, especialmente la de los más pequeños de la casa. Hay que tener en cuenta que la piel acumula el daño solar a lo largo de toda la vida y las quemaduras o lesiones durante la infancia pueden pasar factura en la edad adulta.  

Evitar la exposición al sol en los menores de seis meses 

Los dermatólogos recomiendan no exponer al sol a los bebés con menos de seis meses. Esto se debe a que la piel aún no está totalmente desarrollada como para segregar el pigmento que necesite para protegerse (melanina). Además, no es recomendable aún ponerles protección solar y se pueden quemar rápidamente.  

Pasado estos primeros meses si pueden estar expuestos siempre y cuando sea con una fotoprotección muy alta y nunca en las horas de máxima incidencia.  

Qué debes saber de la fotoprotección solar de los niños 

Los niños pasan muchas horas al aire libre, sobretodo, con la llegada de la época estival de ahí que sea tan importante proteger su piel, no sólo para evitar lesiones sino para empezar a educar al niño en la salud de su piel.  

Las cremas solares que se deben utilizar deben ser específicas para niños, es decir, sin físicos minerales, hipoalergénica, sin colorantes ni perfumes y resistentes al agua, al sudor y al cloro. 

Si el niño tiene una piel morena será suficiente un factor 25, mientras que aquellos con pieles más claras deben usar como mínimo un factor 30. A esto se suma el uso de gorros y camisetas durante todo el tiempo que esté expuesto al sol. Es importante saber que ni las sombrillas ni la sombra eliminan la acción de la radiación solar. 

Para que sea realmente efectivo se debe aplicar media hora antes de ir a la playa, a la piscina o al parque y repetir cada dos horas o después de cada baño. Se debe aplicar especialmente en zonas que pueden quemarse fácilmente como la nuca, las orejas, el cuero cabelludo, la nariz, la planta de los pies y los muslos.  

Las quemaduras solares 

Si el niño tiene una quemadura solar, ésta podrá evolucionar desde el enrojecimiento en una zona hasta la formación de ampollas. Si es muy extenso el niño puede tener fiebre, náuseas, escalofríos y dolor de cabeza. Cuando esto ocurre se debe acudir inmediatamente al médico. 

Recomendaciones de la Clínica Dermatológica Ivalia para proteger al bebé de los rayos del sol 

  • Evitar la exposición solar directa en horas de máxima incidencia (12h – 16h) 
  • Utilizar gorro, pantalón, sandalias y camiseta tanto en el día a día como en la playa 
  • Aplicar fotoprotectores con asiduidad 
  • Utilizar gafas de sol homologadas 
  • Después de sol dar un baño con agua templada 
  • Aplicar crema hidratante para reparar su piel 


Newsletter

¿Quieres estar al tanto de nuestras promociones, novedades y consejos? ¡Apúntate a nuestra Newsletter para no perder detalle!

Muchas gracias por apuntarte a nuestra Newsletter. Entra en tu correo para confirmar la suscripción.